El sexo anal no tiene que ver con tus preferencias sexuales, es un asunto de placer. Así que hombres y mujeres pueden practicarlo y gozarlo. Y es que el tejido que comprende el ano está topado de terminaciones nerviosas que, si son efectivamente estimuladas, pueden generarte inmenso placer, sonrisas… pero el sexo anal debes tomarlo con precauciones, puesto que el ano también está lleno de bacterias.

Lo más importante para tener sexo anal son dos cosas: la primera es que deberás utilizar siempre, pero siempre, siempre un condón para penetrar (o ser penetrada) ya sea con el pene o los dedos (las uñas pueden rasgar por dentro), y ese condón ya no se podrá utilizar para penetrar vaginalmente porque acarrearías todas las bacterias de desecho a la zona vaginal y desencadenarías una serie de infecciones.

Incluso, no sólo son las bacterias las que ponen en riesgo tu salud, sino también los virus como el del papiloma humano, que no solo es responsable del cáncer cérvico-uterino, sino también está relacionado con el cáncer anal y oral.  Además de este virus, hay otros muchos más, así que es el condón el que puede evitarte la transmisión.

Incluso, al meter un dedo en el ano, no se puede llevar a la boca o a la vagina, debes ser muy cuidadoso para evitar “llevar y traer” bacterias de una zona a la otra.

El segundo tema con el sexo anal es tener una buena lubricación, puesto que el ano nunca (nunca de los nunca) se lubrica, no es la vagina lubricada ni la boca con su saliva. Entonces, necesitas un lubricante externo, prefiere los que están hechos a base de agua ya que los de aceite pueden romper el preservativo.

Usa extra lubricante cada vez que lo necesites y no sigas con el sexo anal si estás sintiendo dolor, presión o sangras. ¿Por qué es importante la lubricación? por varias razones. Una es que no podrá entrar el pene, el dedo o cualquier juguete sexual (como una bala anal o un dildo) y sólo sentirás dolor, incomodidad y puedes tener desgarres. Sí, leíste bien, desgarres (micros o maxis) por donde sangres y puedan entrar más fácilmente a tu organismo, virus, bacterias y hongos.

Aunado a ello, los desgarres y pequeñas cortaduras no te permitirán evacuar correctamente, tendrás mucho dolor y sangrados cada vez que necesites ir al baño, por eso la lubricación es esencial cuando se trata de ir por la “puerta trasera”.

Otro tema importante para el sexo anal es que no a todos les gusta, por eso no de debes sentir presionado para hacerlo. Incluso, si en el justo momento de la penetración anal no quieres hacerlo, detente. Nunca sigas si no estás cómoda, recuerda que el sexo anal no es como en las películas porno, las actrices usan dilatadores para grabar sus escenas.

¿Tienes sexo anal? dile a tu médico, para que te revise también la zona, incluso hay un tipo “papanicolaous” anales (para hombres que tienen sexo con otros hombres, para mujeres y para todo aquel que lo solicite) donde se revisan las células anales para saber si hay algún problema. No tengas miedo de preguntar y solicitar tu estudio, puesto que muchas personas practican el sexo anal y los médicos informados y progresistas, lo saben.

Por Guadalupe Camacho, periodista y académica mexicana

Recommended Posts