“El punto para el marido” o “cualquier otra sutura innecesaria” no sólo son dolorosos e incapacitantes sino que atentan contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.  Pero si creías que las suturas en el perineo por desgarres o cortes quirúrgicos durante el parto eran extremas, tal vez valga la pena mencionar a la cada vez más popular himenoplastia, técnica en la que se reconstruye el himen para, supuestamente, volver a ser “virgen” (lo que quiera que eso signifique para la sociedad).

¿Para qué una mujer desearía volver a ser “virgen”? La respuesta la tienen estos testimonios:

Mi mamá me dijo que nadie me querría.

Pues tuve relaciones con mi novio de la secundaria, no me casé con él ni nada por el estilo. Simplemente lo hicimos y con mucho cuidado de no embarazarme, pero cuando mi mamá se enteró que ya no “era virgen” me castigó muy severamente. Y me dijo que nadie me querría ahora porque había perdido mi valor como mujer y que nadie se casaría conmigo.

Así que junté dinero (pedí prestado incluso) y me hice la cirugía de reconstrucción del himen, me dolió mucho porque prácticamente te suturan y no pude caminar ni ir al baño, pues me ardía la orina. Mi mamá me dijo que ese era mi castigo.

Amalia, 17 años

Ya ni podía menstruar bien

Yo de loca, porque no puedo decir otra cosa, me hice la himenoplastía y estoy muy arrepentida. Primero porque tras hacérmela quedé tan cerrada que ya no me salía ni siquiera la menstruación y tuvieron que volverme a abrir para que no fuera a tener una infección. Ambas cirugías me dolieron mucho porque resulta que hago cicatrización muy severa (se llama tipo queloide) y ahora parece que tengo una infección con verrugas o gusanos allí abajo. Ahora me da pena que me vean o toquen porque estoy deforme.

Ale, 28 años

La himenoplastia es una cirugía en la que, supuestamente, en menos de 15 minutos (prometen los cirujanos plásticos) reconstruyen un himen abierto o roto. Peeeero recuerda que el himen es muy diferente en toda las mujeres (algunas incluso, nacen sin él), y tienen una abertura para que salga la menstruación y entren los tampones o la copa menstrual (en caso de que los uses).

La virginidad no le da o quita valor a la mujer. La virginidad es solo un cosntructo social. Eso de “perder la virginidad” es una frase machista y represora que solo busca oprimir la vida sexual plena de la mujer.

Así que no de tejes influenciar por nadie en torno al himen, disfruta de tu vida sexual de manera responsable, libre, informada. Recuerda que en Fundación Marie Stopes podemos llevar a tu escuela o trabajo pláticas, conferencia y talleres sobre salud sexual y reproductiva y todo es gratuito, solo escribe a educacion@mariestopes.org.mx

Por Guadalupe Camacho, @Lupichick, periodista y académica mexicana

Recommended Posts