En principio ¿sabes qué es un implante? Los llamados implantes, son dispositivos médicos que se colocan en el cuerpo para ayudar, resolver o sustituir alguna función. Por ejemplo, los implantes dentales ayudan a reemplazar un diente o muela ausentes; los implantes cardíacos permiten el buen funcionamiento del corazón; también hay implantes cocleares que se colocan en el cráneo (cerca del oído) para ayudar a escuchar a aquellos que viven con un tipo de sordera.

Implantes sexuales.

En el mundo de la salud sexual también hay implantes que van liberando hormonas. Los hay masculinos y femeninos, para los primeros están los implantes penianos (se coloca un dispositivo para lograr una erección firme) y los que tienen testosterona, que se recomiendan cuando llega la andropausia a ellos.

Respecto de las mujeres, hay implantes para aliviar la menopausia (se llaman pellets) y, otros que protegen contra un embarazo. Hablemos de los segundos, a los implantes hormonales se le conoce popularmente como el anticonceptivo que va en el brazo y no es necesario hacer una toma diaria (como con la píldora), tampoco semanal (como el parche), ni mensual (como con las inyecciones anticonceptivas). Ya que una vez colocado te durará, como mínimo tres años o más.

El implante hormonal es un anticonceptivo que se coloca en el brazo, en la zona que se conoce como “conejo” y de acuerdo con el IMSS, se puede utilizar en cualquier etapa de la vida reproductiva (desde la adolescencia hasta antes de que comiencen los síntomas de la menopausia).

Además, el implante es un anticonceptivo temporal pero de larga duración pues los hay con efecto de tres años y otros hasta de cinco (depende de la recomendación de tu médico y el tipo de implante que seleccionaste).

El implante tiene un “baño” o recubrimiento de hormonas que se va liberando gradualmente y después de 24 horas de su colocación, comienza su efecto de protección anticonceptiva. Es decir, te evita un embarazo, pero no te protege contra infecciones de trasmisión sexual, como el VIH, VPH, gonorrea o sífilis, entre otras.

Su efectividad durante todos esos años es mayor al 99.5 por ciento, por eso, menos del 1% de las mujeres que lo usan quedan embarazadas durante el primer año; en los años posteriores es aún menor el riesgo de embarazo, indica la CDC (Centers for Desease Control and Prevention) de Estados Unidos.

Con el implante la menstruación puede disminuir o desaparecer, eso dependerá del cuerpo de cada mujer y es normal.

¿Cómo lo colocan?

El médico, experto en anticoncepción, te colocará el implante con un poco de anestesia local, luego (para insertarlo) hará una pequeña incisión menor a dos milímetros (el implante mide como máximo 44 milímetros de largo y 2.5 milímetros de ancho).

Luego, te pondrán pegamento quirúrgico o solo te colocarán un vendolete para cerrar la diminuta incisión, que se aliviará por completo en menos de 48 horas.

Gracias a la anestesia, no hay dolor y puedes mover le brazo como normalmente lo haces, y no requieres ninguna recomendación o cuidado adicional. Puedes manejar tu auto, cepillarte el cabello, escribir en computadora o a mano, barrer y realizar cualquier actividad que desees después de 24 horas de su colocación.

Es flexible y no duele.

El implante se coloca debajo de la capa más superficial de tu brazo, por ello no se mira a simple vista, puesto que tu piel lo oculta. En algunos casos es posible palparlo con tus dedos, pero la recomendación es no manipularlo, sino dejarlo allí.

Tu organismo no rechazará el implante porque no es un objeto grande, y está fabricado con un material de grado médico y es flexible, por ello, no sentirás nada rígido, doloroso y pensado en el brazo.

En Marie Stopes te ofrecemos tres tipos de implantes y cualquiera de ellos puede quitarse antes de cumplir con su “vida efectiva”, lo que significa que no es necesario que transcurran forzosamente los tres o cinco años, puedes pedir a nuestro personal médico que te lo quite en el momento que lo desees, para ello nuestro personal médico te colocará nuevamente anestesia local, hará una pequeña abertura, lo extraerá sin dolor y cerrará la incisión con un vendolete, con pegamento quirúrgico o con una o dos puntadas, todo depende de la técnica del médico y el requerimiento del propio implante.

Al igual que los implantes dentales o cardíacos, el implante hormonal no se siente y sí ayuda a prevenir un embarazo no deseado. Por ello, saca tu cita en Marie Stopes y conoce más beneficios de este anticonceptivo discreto y eficaz.

Por Guadalupe Camacho, @Lupichick, periodista y académica mexicana.

Recommended Posts