Martha, de 41 años de edad, quien decidió no tener hijos, sólo celebrará a su mamá en el Día de las Madres, pues antepuso su carrera profesional y vida personal, a tener hijos.

La maternidad no es prioridad para ella, porque “no es mi proyecto y no soy partidaria de dejar a los niños en guarderías ni que estén expuestos a ausencias de sus padres por trabajo”; y agregó que ser contadora es muy demandante, ya que labora más de 12 horas y apenas le da tiempo para atenderse ella misma. 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) carece de una medición del sector que no quiere tener hijos; sin embargo, en el país hay 13.3 millones de mujeres solteras sin descendencia. 

Además, hay cinco millones de mexicanas trabajadoras de 15 años o más que no tienen hijos, de un total de 24.2 millones económicamente activas, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del primer trimestre de 2018. 

Tal es el caso de Griselle, maestra en Derecho que fundó, junto con sus hermanos, un bufete de abogados, quien aseguró que no haber tenido hijos a temprana edad le permitió crecer profesionalmente. 

“Dejé atrás algunas relaciones sentimentales, porque algunos querían tener hijos y en mis planes de vida no está tener hijos, pues quiero formar una cadena de despachos”, detalló la joven de 32 años de edad, en entrevista con La Razón.

Al respecto, psicólogos clínicos aseguraron a este diario que actualmente las mujeres priorizan el desarrollo profesional, toda vez que en estos tiempos no ser madre es una opción y tiene menos carga social, afirmó Perla Martínez. 

Por separado, Éric Ricardo León, colaborador de la Secretaría de Mujeres de la Ciudad de México, indicó que los factores socioeconómicos y la ruptura de la educación tradicional de las familias influyen en dicha elección.

“No tienen empleos estables o con buen salario, no pueden verse a largo plazo como mamás; eso hace que les embargue un sentimiento de miedo, el cual llega hasta el punto de que sientan que no pueden hacerse responsables de ellas mismas, por lo que llegan a la conclusión de que mucho menos podrían cuidar de otra vida”, apuntó el especialista. 

El estudio “Una perspectiva global de la felicidad y la fertilidad” revela que hombres y mujeres experimentan ser padres de manera diferente. 

Ellas se enfrentan a mayor estrés, pues suelen ser las cuidadoras del hijo y ello implica que tienen menos tiempo libre. 

Algunas otras optan por ser antimadres, en México predomina la población casada, pero va a la baja. El porcentaje pasó de 42.3 por ciento en 2014 a 39.9 por ciento en 2018 y el de solteras se mantuvo, pues pasó de 29 a 28.8 por ciento. 

Crece cifra de madres solteras, divorciadas… 
EN 17 AÑOS pasa de 15.5 por ciento a 21.2 por ciento de quienes no tienen una relación; la mayoría no cuenta con respaldo económico

ESTE DÍA DE LAS MADRES muchas mujeres tienen un doble motivo para celebrar al ser mamá y papá al mismo tiempo, ya que el porcentaje de quienes tienen al menos un hijo, y que se encuentran divorciadas, solteras, separadas o viudas aumentó 5.7 por ciento en 17 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) revela que el porcentaje de mujeres de entre 15 y 54 años de edad con al menos un hijo que no están unidas en pareja, pasó de 15.5 a 21.2 por ciento de 1997 a 2014. 

Del total de madres no unidas, 44.6 por ciento son solteras, 33.5 separadas, 11.2 divorciadas y 10.7 son viudas; y cuatro de cada 10 cuentan al menos con algún grado de educación básica. 

Además, 6 de cada 10 madres solteras ocupadas son trabajadoras subordinadas, quienes al no contar con respaldo de su pareja o familia se vieron obligadas a buscar empleo, según un reporte informativo del Inegi

En tanto, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2017, del mismo instituto, establece que en el primer trimestre de ese año, 7 de cada 10 mujeres solteras de 15 años y mas de edad con al menos un hijo “no reciben apoyos económicos provenientes de algún programa de gobierno o de alguna persona que vive en un hogar distinto al suyo”, en referencia a alguna pareja sentimental.

Así, ante la necesidad de sufragar gastos, del total de madres de familia de 15 años y más, 41.8 por ciento se emplearon y de éstas, 56.3 por ciento tienen entre 30 y 49 años de edad. 

Con información del periódico “La Razón”. Una nota de Iván Peña e Iván Mejía

Recommended Posts