“Acá en Hidalgo si no queremos tener hijos nos ponemos a lavar cobijas en el río, pero si no hay río, entonces lo hacemos en el lavadero, con mucha agua y jabón”, me platica Lidia. “¿Y eso sirve?”, pregunto ingenua delante de un grupo de adolescentes. “A mi y a mi hermana mayor nos funcionó”, respondió tranquila y segura.

Lavar cobijas, pararse de cabeza, utilizar un refresco de cola dentro de la vagina, tomarse un té caliente de orégano con canela son remedios caseros para abortar que no funcionan. “Abortar no es tan simple como se piensa, si bien hay abortos espontáneos y naturales, no existe un método científicamente comprobado que indique que lavar a mano cobijas pesadas funcione para abortar”, le comenté a Lidia, quien afirma que en su pueblo cuando ves a una mujer lavar las cobijas todo el día en río o que su mamá la pone frente al lavadero por más de tres días es que está en proceso de aborto.

“Si bien lavar cobijas gruesas a mano es un trabajo pesado, no significa que con ello abortarás, primero porque el cuerpo femenino es muy fuerte. Por ejemplo, he atendido a mujeres embarazadas que han sido violentadas físicamente por su pareja, incluso atendí a una que fue atropellada y tenía dos meses de embarazo, tanto la madre como su hijo sobrevivieron y están bien”, me platica Estela, una ginecóloga.

¿Mojarse el vientre con agua de río ayuda al aborto? “No, mojarse el vientre de nada sirve, porque mira el útero está protegido por músculos, grasa, piel… son varias capas. Además el producto está dentro de una bolsa que lo mantiene en un calor adecuado para du desarrollo. Incluso si vives en el polo norte tu hijo no tendrá frío en tu vientre”, responde la ginecóloga.

Así que lavar a mano las cobijas o fregar el piso no te da la certeza de abortar. Tal vez Lidia y su hermana no estaban embarazadas, nunca se hicieron una prueba, sólo tenían retraso en su fecha de la regla. O bien, si estaban embarazadas puede ser que ambas tuvieran condiciones que hicieran inviables continuar con el embarazo.

“Lo que sí puede pasar es que hay familias donde los abortos son comunes y con cualquier actividad física que hagan pueden tener una pérdida espontánea, puesto que las hermanas y hermanos comparten la genética y si tu abuela, madre o tía han abortado de forma involuntaria, es probable que tú también”, dice la experta quien recomienda: “lo ideal es que si no quieres ser madre te cuides con un anticonceptivo, o bien que si ya estás embarazada acudas a una clínica para interrumpirlo sin que te pongas en riesgo”.

Con información de Guadalupe Camacho, periodista y académica mexicana.

Recommended Posts