Te amo un chingo, pero me amo más yo.

Si estás con una persona porque se siente como el lugar en el que debes estar, pero no es realmente donde QUIERES estar; ahí no es, quizá lo fue. Si en la otra cara de la moneda; yace una «tú» agotada de llevar en las manos un vaso a punto de derramarse con la siguiente gota… ahí YA NO ES.