El sueño de muchas mujeres es que el hombre tenga mayor participación en el uso de anticonceptivos, pero hasta el momento sólo existen dos métodos aprobados por la Organización Mundial de Salud (OMS) y por las autoridades de regulación sanitarias en México.

El ya clásico condón.

El condón o preservativo es un método de barrera que impide que el líquido preseminal y el semen lleguen a la vagina y por lo tanto impiden la llegada de los espermatozoides hasta el óvulo. Está fabricado con látex (material integrado por cierto tipo de gomas, ceras y resinas) con el que se recubre el pene erecto para que contenga el esperma (también hay de otros materiales que no son látex para las personas alérgicas a este componente).

El condón es un método anticonceptivo fácil de usar y de conseguir; además, es el único método (junto con su igual femenino o interno) que evita las infecciones de trasmisión sexual (ITS) puesto que evita el intercambio de fluidos corporales los cuales puedan tener virus (como el VIH o el VPH) o bacterias (como las que dan origen a la gonorrea o sífilis).

Por ello, el preservativo o condón es un método anticonceptivo que nunca pasará de moda; incluso, ya se comercializan condones femeninos, pues la importancia de estos productos radica en la alta protección dual que ofrecen.

Los condones de hoy ofrecen también diversión sexual puesto que hay de colores, diseños, texturas, sabores, tamaños y grosores que hacen la experiencia sexual más placentera y divertida.

Alta sensibilidad en tu bolsa.

De acuerdo con la OMS, el condón ofrece una protección del 99.8% siempre y cuando se use correctamente (en los empaques podrás leer las recomendaciones de uso) y no esté caduco o dañado.

El preservativo es un método que ha evolucionado mucho, de ser fabricado de lienzos y telajes, tripas de animales y plásticos, hasta los actuales de látex que ofrecen alta resistencia con un grosor milimétrico que brinda mayor sensibilidad.

Es importante que siempre lleves un preservativo contigo (en un lugar donde no sea maltratado), especialmente si te gustan los encuentros sexuales no planificados, o no quieres tener hijos o bien tienes más de una pareja sexual.

Sin miedo a la vasectomía.

El otro método es la vasectomía y es todo lo opuesto al condón debido a que el semen sí llega a lo más profundo de la vagina, pero no tiene espermatozoides, sólo líquido seminal que no embaraza. ¡Ma – ra – vi- llo- so!

La vasectomía “desconecta” los conductos que añaden espermatozoides a la eyaculación y se logra mediante una pequeña intervención que dura 15 minutos (como máximo). Se realiza en un consultorio, bajo anestesia local y la recuperación es muy rápida.

Aquí te dejamos una infografía con los 5 datos básicos cobre la vasectomía:

Vasectomía sin bisturí.

El involucramiento del hombre en la planificación familiar apareció en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo apenas en 1994 y desde entonces cada día más hombres se realizan esta intervención definitiva

No obstante,  según los datos de la OMS en 2002, mientras 187 millones de mujeres en el mundo se habían realizado la ligadura de trompas, sólo entre 40 y 50 millones de hombres eligieron la vasectomía, lo cual representa apenas el 8% de las parejas en edad reproductiva.

También ya corren noticias sobre una inyección anticonceptiva para hombres, pero aún no llega a México.

Por ello, te invitamos a Fundación Marie Stopes a que te hagas una vasectomía y disfruten su vida sexual en pareja sin preocupaciones por un embarazo no deseado.

Por Guadalupe Camacho, @Lupichick, periodista y académica mexicana

Recommended Posts