El sabor del semen no es de los sabores más agradables del mundo, puesto que no sabe a frutos dulces, tampoco te deja un aliento fresco; por el contrario, el sabor del semen es intenso (y para muchas chicas es desagradable), especialmente porque luce como clara de huevo, pero ¡cruda!

Pues bien que yo creí que el semen de mi pareja sabría distinto porque ya tenía la vasectomía y, tal vez, sólo tal vez, tendría un sabor más coquetón, más cachondón, más sensual. Pero… ¡ohh! ¡¡sor-pre-sa!! No, el sabor sigue siendo el mismito.

¿Adivinen el por qué? Pues resulta que el semen está constituido por apenas el 10 por ciento (o menos) de espermatozoides. Sí, el semen es más que espermas, ya que contiene: ácido cítrico, aminoácidos, enzimas, prostaglandina, potasio y zinc. Entonces su sabor y consistencia sigue siendo la misma con espermas o sin ellos.

“El conteo de espermatozoides en el semen de tu esposo es muy bajo, es más, es indetectable” dijo el doctor que le hizo la vasectomía y que le dio seguimiento a su procedimiento. “Entonces, continuó, ya pueden tener relaciones sexuales sin protección porque la vasectomía fue todo un ¡éxito!”

Al salir del consultorio, veía que Kaari estaba sonriendo de oreja a oreja. Mientras yo pensaba: ¡qué éxito, ni qué éxito! el sabor sigue siendo el mismo. Y cuando le comenté a mi pareja mi pesar, dijo: “creo que te pasa lo mismo que me ocurrió cuando era adolescente y creía que los pezones de las mujeres tenían un sabor a chocolate, entre más intensos los veía, más chocolate pensaba que iba a saborear”.

Pues es una realidad: ni los pezones femeninos (ni masculinos) saben a chocolate, ni el semen es una explosión de rico sabor. Sin embargo, el beneficio de la vasectomía está más allá que mi sentido del gusto. La verdad es que tener la certeza de que no te puedes embarazar es un alivio, los orgasmos son más frecuentes e intensos porque no estás preocupada porque el preservativo se mueva, porque la píldora anticonceptiva sea tomada a la misma hora todos los días, o porque estás en tus días fértiles…

Aplausos para los hombres que deciden hacerse un procedimiento de estos, se los agradecemos todas las mujeres, pero también nuestras vaginas que con gusto reciben un pene “vasectomizado”. ¡Hurra para los penes con vasectomía! por darnos tanto placer sin miedo, sin temor y sin embarazos no deseados.

Con información de Guadalupe Camacho, periodista y académica mexicana.

Recommended Posts