El llamado sistema intrauterino hormonal o SIU es un anticonceptivo de larga duración que cada día cobra mayor popularidad entre las mujeres, puesto que su discreción, eficacia y seguridad lo hacen un anticonceptivo ideal para quienes olvidan frecuentemente tomarse la píldora, o que les duelen las inyecciones anticonceptivas.

El SIU es un dispositivo que se coloca fácilmente en el útero,  tiene un recubrimiento de hormonas que se van liberando de a poco y tiene una duración de tres a cinco años, pero puedes quitártelo antes, cuando tú lo decidas.

Mi menstruación se redujo en 80%

He usado el SIU por ocho años en total, me lo recomendó mi ginecóloga y ella misma me lo colocó. La primera vez que me lo pusieron fue durante mi menstruación y sí me dolió mucho, saliendo del consultorio me dieron una receta para analgésicos.

La segunda vez, ya no me dolió tanto y lo que me ha gustado del SIU es que redujo mi menstruación en un 80% y, además mis cólicos ya no son tan dolorosos. Me había dicho mi médica que ya no iba a menstruar, que se me quitarían los cólicos, pero supongo que eso depende de cada mujer.

Otros beneficios que le veo al SIU es que reduces tu huella ecológica, al usar menos toallas sanitarias, además es muy cómodo pues te lo pones sólo una vez y te olvidas de él, es muy eficaz frente a un embarazo. Lo que no me gusta es que es algo caro para mi presupuesto.

Daniela, 37 años, profesora de licenciatura

Disfruto mi sexualidad como nunca.

Me puse el SIU después de llevarme un gran susto porque creí que estaba embarazada. Yo comencé mi vida sexual muy joven, a los 16 años y se me olvidaba la pastilla, los condones me irritaban y tenías que esconderlos ambos, puesto que mis padres no sabían que ya tenía relaciones sexuales.

Entonces, un día fueron a mi escuela unas personas que daban educación sexual. Allí conocí lo que era un SIU y decidí ponérmelo. Llevo casi 10 años usándolo y estoy muy feliz porque he disfrutado mi vida sexual sin preocupaciones, miedos o sustos.

La primera vez que me lo puse, lo tuve cinco años y me lo pagué con mi trabajo de medio tiempo. La segunda vez, entre mi novio y yo lo pagamos, es una excelente inversión. Incluso, he ahorrado mucho en toallas sanitarias y pastillas para los cólicos, porque ya no los necesito.

Lo que no me gustó fue que al principio me daban dolores y manchaba mi ropa íntima de vez en vez. Pero luego, creo que mi cuerpo se acostumbró al SIU.

María, 27 años, secretaria

He usado el SIU por más de 15 años.

La primera vez que escuché del SIU fue cuando tenía 19 años, mi ginecóloga me habló de los diversos tipos de anticonceptivos que había y el SIU, en especial, me gustó porque tiene un porcentaje muy alto de efectividad y al liberar hormonas, haría que disminuyera mi menstruación; ¡eso me entusiasmaba!

Luego de que yo ya había decidido que ese sería el método que usaría para cuidarme, la médica me mandó a hacer un ultrasonido, revisó que todo estuviera bien y me citó para ponerme el dispositivo. Fui con mi mamá. Yo estaba tranquila, sólo que sí me dolió mucho al momento en que me lo pusieron, fue como un gran pellizco adentro, una sensación muy extraña. Ya estábamos en el elevador de la torre de consultorios cuando, de pronto, me desmayé. En el mismo elevador subimos al consultorio, la ginecóloga me dio a oler un algodón con alcohol y esperamos a que me recuperara. No podía creer que me hubiera dolido tanto, ¡nunca antes me había desmayado!

Desde entonces lo uso y sí me ha funcionado, no me he embarazado… además, ¡no menstrúo nada! La primera vez, lo tuve los cinco años que dura, luego lo cambié por otro y así sucesivamente. Es el método que uso desde siempre, junto con el condón.

Sólo la primera colocación me dolió. Sin embargo, siempre que puedo recomiendo que lo usen, aunque sé que a algunas no les cae bien o temen que al disminuir la menstruación les afecte en algo. Pero yo me siento muy bien

Fernanda, 34 años, filóloga

Me lo recomendaron para controlar los miomas.

Yo tuve miomas (tumores benignos en la matriz) y ya me habían operado con anterioridad, pero me salían y me salían. Después de unos meses me comenzó a crecer otro y estaba ya muy grande. Por ello, mi ginecólogo del ISSSTE me dijo que el SIU me ayudaría a controlar el tamaño de ese mioma.

Me lo colocaron durante mi menstruación, lo tuve 18 meses, puesto que fue el tiempo que me indicaron serviría para controlar mis miomas. Durante esos 18 meses tuve sangrados abundantes, dolor e incomodidad. Entonces, cuando fui a revisión me dijo mi médico que no me funcionó como él esperaba así que me lo quitó. Ahora uso otro método y estoy viendo cómo me siento.

Carmen, 41 años, empleada de gobierno.

Me lo puse antes de mi menopausia y fue genial.

Me lo puse cuando tenía 44 años y me lo recomendó mi médico, me dijo que el SIU me duraría 5 años, pero yo me sentía tan cómoda que se me olvidó y me lo fui a quitar cuando ya habían pasado otros dos años.  

Me funcionó muy bien porque simplemente dejé de menstruar y eso para mi fue extraordinario. De por sí solo menstruaba tres días y con el SIU ni uno solo día por más de cinco años, incluso al séptimo año regresó mi regla, pero muy levemente.

Fue que me acordé que debía quitármelo, así que fuí con el ginecólogo que me dijo que a pesar de haberlo olvidado por dos años, mi cuerpo estaba bien y nunca me embaracé ni tuve trastorno alguno.

Comencé con los primeros síntomas de la menopausia, pero nunca me sentí mal y mi médico me aconsejó ya no colocar otro nuevo SIU, puesto que ya la función de los ovarios estaba disminuyendo notablemente y la protección con el condón era suficiente.

Irene, 54 años,  comunicóloga

Lo usé después de tener a mi bebé

Tuve a mi bebé a los 20 años y mi ginecólogo me sugirió la T de cobre, pero se me salía, por eso me recomendó cambiar al SIU que además no se contraponía a la lactancia, pues aún le daba leche a mi bebé. Lo usé por cinco años y luego me puse otro por tres y me lo acabo de quitar. Lo que me gustó fue que no reglé por ocho años, me cortó definitivamente la regla y eso me gustó mucho.

Jazmín, 28 años, estudiante

Si estás pensando en colocarte este anticonceptivo, cuentas con nosotras. Pregunta por nuestra técnica de anestesia local para aminorar al máximo las molestias de la colocación.

Por Guadalupe Camacho, @Lupichick, periodista y académica mexicana

Recommended Posts