método anticonceptivo de largo plazo para evitar un embarazo no planeado, más el uso del condón y/o sábanas de látex para evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual durante las prácticas de sexo oral.   ¿Qué son los “protectores o cuadros de látex”? Tal vez hemos escuchado hablar de ellos con diferentes nombres: “sábanas de látex”, “cuadros de látex”, “diques de látex” sea cuál sea el nombre con que se les refiera, son cuadros muy delgados de látex que funcionan como una barrera que nos ayudará a protegernos en el sexo oral. Se colocan sobre la vulva o el ano para evitar el contacto directo de la cavidad bucal con fluidos corporales, de esta manera ayuda a reducir el riesgo de transmisión de ITS.   ¿Qué hacer en caso de no contar con uno? Aunque podemos comprarlos de diferentes sabores y texturas en algunas farmacias o sex shops, en caso de no tener un cuadro de látex a la mano durante la práctica, se puede utilizar un condón abierto por la mitad. Podemos hacerlo de una manera divertida para no perder la emoción del momento. Te mostramos como hacer uno, puede utilizarse el condón femenino o masculino pero para fines prácticos y económicos mostraremos los pasos con un condón masculino. En este enlace hallarás un vídeo que muestra el paso a paso que mencionamos con imágenes más abajo. Para hacerlo más interesante podemos aplicar lubricante a base de agua sobre uno de los lados del cuadro y colocarlo sobre la zona a estimular, esto dará una sensación más placentera, natural y divertida. 1 2 3 4 ¿Y si no me agrada el sabor de látex? Una alternativa para que el sabor de látex no sea un distractor puedes aplicar  lubricante de sabor del lado que usarás la lengua y hacer de ello un momento agradable para ambos. Existen preservativos de colores, texturas y sabores diferentes puedes escoger el de tu preferencia. Y por última opción puedes intentar construir un protector de látex con un trozo de papel film (del que se usa para cubrir los alimentos), se corta en forma de un cuadro lo suficientemente grande como para cubrir la zona donde se va a practicar la estimulación y para terminar se puede cubrir con algún polvo saborizante (choco milk, maicena).   ¿No resulta peligroso? Aunque hay quienes dicen que podemos asfixiarnos con el látex la posibilidad es mínima puesto que se coloca en la vulva o en el ano, no en la boca. Claro que debemos hacerlo cuidadosamente. Los protectores de látex son una de las mejores formas de protegerte de las infecciones de transmisión sexual. Por otra parte gracias a ellos puedes olvidarte del problema del sabor del semen (por si no te agrada del todo).  ]]>