Advertencia: Este video no es seguro para verlo en el trabajo, o en el hogar, o el autobús,  pero ya que cuenta como ciencia, vamos a demostrarlo.

Un par de participantes con cámaras  en sus partes “picantes” filmando el tener relaciones sexuales en la posición del misionero. A través de una pequeña lente colocada dentro de la vagina misma, los espectadores pueden obtener un primer plano del pene, como entra y cómo estimula el clítoris y la pared vaginal frontal, donde se encuentra el punto G.

Otras cámaras colocadas en los pezones de la mujer y el pene del hombre proporcionan diferentes perspectivas sobre los efectos del sexo en el cuerpo, que, como era de esperar, tiende a ser bastante emocionante antes de hacer un lío con la cámara, con lo que el experimento científico llega a su fin.

Mientras todo esto sucede, la mujer puede experimentar un orgasmo por si misma, que se anuncia a través de diversas maneras, incluyendo las contracciones musculares y una sensación de ser capaz de sentir el propio latido del corazón en la vagina. Esto sucede como resultado de la estimulación directa del clítoris, que, como los espectadores pueden ver, es uno de los grandes puntos en la posición del misionero.

Tanto el clítoris como el glande (la cabeza del pene) contienen un gran número de terminaciones nerviosas, que envían información sensorial al cerebro cuando son estimulados, lo que resulta en la liberación de grandes cantidades de dopamina y la oxitocina. Estos son los responsables de las sensaciones de placer y la intimidad que acompañan a los orgasmos.

Así que ahora ya saben. Da click en la imagen para ver el video.

Sexo y cámara

Con información de IFL Science.

Recommended Posts