La importancia de mantener el vello púbico.

¿Te depilas por completo la zona genital? Una buena higiene íntima consiste en mantener limpia la zona y mantener el vello corto para evitar infecciones como las ladillas, pero, ¿qué riesgos existen por la depilación púbica?

Desde hace poco más de una década depilarse el vello púbico se convirtió en una moda que hasta el día de hoy perdura, sobre todo en el occidente. Muchos pensaban que depilarse el vello púbico era estar más aseado y que se vería mejor, sobre todo en el plano sexual en donde es casi una regla.

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) acaba de publicar un interesante estudio del por qué es importante mantener el vello púbico, sobre todo para evitar el contagio de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) .

“Desde la última moda de depilación púbica en ambos sexos, los dermatólogos asistimos impotentes a un aumento alarmante de las enfermedades de transmisión sexual entre los jóvenes” Ramón Grimalt, especialista de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Entre las enfermedades que se han incrementado considerablemente por la depilación del vello púbico, encontramos la tristemente célebre verruga genital, enfermedad causada por el virus del papiloma humano (HPV).

La función del vello púbico

Básicamente la principal función del vello púbico es de protección, sobre todo en las relaciones sexuales en donde existe fricción y mucho roce. Debe saber que si dos personas que tienen depilada o afeitada la zona del vello púbico tienen relaciones sexuales, el contacto que se tiene en esa área sin vello puede producir irritación, además de contagiarse cualquier infección que se tenga en la piel.

Los riesgos de depilarse el vello púbico

El preservativo protege la mayor parte del pene de las enfermedades transmisión sexual, pero no protege el área púbica, la que también es una “puerta abierta” para esta clase de enfermedades. Tanto para los hombres como las mujeres.

Tener sexo con el área púbica depilada puede crear pequeñas heridas, que se convierten en vía de ingreso de diversas enfermedades de transmisión sexual, como los hongos, el herpes, infecciones bacterianas, verrugas y hasta la sífilis.

Sin embargo estos riesgos se pueden reducir considerablemente si uno de la pareja sexual mantiene el vello púbico, ya que así evitará el roce directo de piel contra piel.

De esta manera, al usar preservativo y mantener corto el vello púbico a una altura moderada, el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual es mínimo.

Lo óptimo es que mantengas limpia y fresca la zona. Y tú, ¿cómo mantienes limpios tus genitales?

Si deseas realizarte pruebas de Infecciones de Transmisión Sexual, puedes acudir con Marie Stopes.

Con información de Sanar.org y

Recommended Posts