Te retamos a que una semana de tu vida, tengas sexo todos los días. Te damos un catálogo de posiciones sexuales muy hot para lograrlo.

¿Sabías que entre más sexo tengas, mayor es tu libido y por lo tanto tu disfrute erótico? Es por ello que te presentamos 7 posiciones sexuales que buscan motivarte a tener sexo todos los días de una semana para que compruebes el bienestar que esto puede provocarte.

El grado de dificultad aumenta con los días, así que es un reto interesante en todos los sentidos. ¿Estás lista para vivir la semana más sexy de tu vida? Aquí te van nuestras propuestas, pero antes, recuerda que debes protegerte de alguna ITS usando condón siempre, o de un embarazo no planificado usando un método anticonceptivo de largo plazo.

 

Lunes

Empezamos con la postura del misionero, pero le daremos un pequeño giro para darle mayor placer al momento. Recuéstate y levanta las piernas doblándolas ligeramente en el aire. El hombre debe arrodillarse frente a ti y tú tendrás que reposar tus piernas sobre sus hombros. Desde esta posición podrá penetrarte. Si mueves las piernas hacia arriba, contra él, tu pelvis se moverá de arriba a abajo envolviendo su pene.

 

Martes

En esta postura lograremos un máximo placer mutuo. Ambos experimentarán sensaciones que los conectarán de una forma más íntima. Hablamos de la famosa postura de la vaquerita. Te recomendamos que empiecen besándose y abrazándose, acaricien sus cuerpos lentamente, respondan a los estímulos de cada uno. Mantengan las piernas alineadas para mayor contacto entre ustedes. Cuando sientan que están muy excitados y él tenga una erección firme, móntate sobre su pene suavemente. Roza tu clítoris contra su pelvis para estimularlo.

Seguramente sentirás que su pene toca y estimula el cuello del útero. Alterna los movimientos de roce con su pelvis y los famosos “sentones”, que no son otra cosa que moverte arriba y abajo, buscando sentir su pene al entrar y salir. Los dos vivirán una sensación muy intensa a medida que avanzan.

 

Miércoles

Esta postura es increíblemente sencilla y orgásmica, pues te otorga a ti todo el control de la intensidad y el ángulo de las embestidas. Tu hombre deberá tumbarse en la cama con las rodillas flexionadas y tú sentarte a horcajadas sobre él, mirándolo a la cara y reposando las rodillas sobre la cama. Inclínate hacia atrás, hasta tocar sus muslos con tus manos. Siéntate cómodamente sobre su pene y luego mueve la cadera en círculos, arrástrala hacia adelante y atrás. La idea es que traces un ocho con tus movimientos de pelvis.

 

Jueves

En esta postura, tu pareja debe sentarse en el suelo con las piernas flexionadas y con la planta de los pies tocando el suelo. Siéntate en su regazo e inclínate hacia atrás sobre tus brazos mientras él te ayuda a sostener tu peso. Puedes poner los pies en el suelo o en el aire para obtener distintas sensaciones en el clítoris. Esta posición es ideal para que que él te toque y admire.

 

Viernes

Esta postura es muy relajante, a tu hombre le encantará la perspectiva que tendrá de ti y tu trasero. Él deberá sentarse en una silla o sobre el filo de la cama o sofá. Ahora tu siéntate sobre su pene erecto dándole la espalda, no sin antes moverte de manera muy provocativa. Te aconsejamos que uses tacones para tener mayor altura y un plus visual para él. Puedes poner tus brazos a su lado para apoyarte o inclinarte hacia adelante y sujetarte con sus rodillas. Desde esta posición, tu hombre podrá abrazarte y acariciarte los pechos y el clítoris.

 

Sábado

Si buscas una postura muy sexy e íntima, esta te dará una verdadera conexión. Tu hombre debe apretarte contra una pared y tú tendrás que rodearlo con tus brazos y con una pierna, y sujetarte muy fuerte. Él te sostendrá con sus manos en tus nalgas. Mientras todo esto pasa, él debe penetrarte suavemente y balancearse hacia delante y hacia atrás. Cuando él esté llegando al orgasmo, baja la mano y tócale los testículos.

 

Domingo

Este día descansamos un poco… pero solo un poco. Tómense el tiempo de platicar cómo se han sentido, qué les ha gustado de su sexy semana y qué no. Confíense las cosas que quieren experimentar y las fantasías que quieren hacer realidad próximamente. Al finalizar esta plática, tengan una sesión de sexo oral apasionado. Puede ser al mismo tiempo, usando la clásica postura de 69.

Con información de Nueva Mujer

Recommended Posts