La masturbación se considera un acto de “soledad”, pero no necesariamente tiene que ser así, también puedes hacerlo en pareja como preámbulo a la relación sexual y para ello debes estar preparada con un anticonceptivo de largo plazo para evitar un embarazo no planificado y con condones y sábanas de látex para evitar el contraer una ITS.

 

1. No existe un número “normal” de veces para masturbarse.

Hay gente que se masturba mucho, hay gente que casi no se masturba. En realidad, no existe un número “normal”, mientras la masturbación no afecte tu salud o tus actividades diarias no tienes nada de qué preocuparte.

 

2. No importa cuánto lo hagas, mientras lo hagas con cuidado.

La masturbación debe ser placentera así que trata tu cuerpo con cuidado. Mucha fuerza y exceso de masturbación puede provocar todo tipo de problemas, desde urticaria hasta rupturas. Obviamente estos casos suelen ser raros, pero los puedes evitar si te tratas bonito.

 

3. No introduzcas el primer objeto que te encuentres.

A veces quieres darle un giro a las cosas y decides que es un gran momento para probar con algo diferente. “¿Qué podría salir mal? Es sólo un pepino no es nada dañino, ¿o si?” ¡SÍ! Si vas a utilizar cualquier objeto asegúrate de que haya sido diseñado para la masturbación ya sea vaginal, anal o del pene.

 

4. Cuidado con los juguetes tóxicos.

Muchos de los juguetes sexuales disponibles en el mercado se venden como “artículos de novedad”, eso significa que en muchos casos no están bajo ningún estándar de calidad de producto. Eso ha llevado a que muchos juguetes sexuales tengan PVC, ftalato, adipato, bifenol A y otras sustancias que son tóxicas para el cuerpo humano. Al comprar un juguete busca que no tenga componentes tóxicos, si vas a un sex shop los empleados te pueden orientar.

 

5. Puedes masturbarte mentalmente.

Existen talleres dedicados a ayudar a las personas a alcanzar orgasmos a través de estímulos mentales y sin contacto físico. Especialmente las mujeres son propensas a lograr este tipo de orgasmos.

 

6. La masturbación es común en la naturaleza.

Delfines, pingüinos y ardillas, entre otros animales, también la practican.

 

7. La pornografía no es para todos.

México estuvo entre los diez países que más visitaron el sitio PornHub en 2015, pero eso no significa que el porno sea para todos. La pornografía funciona para algunos, otros logran mejores resultados con fantasías y para otros se trata de centrarte en el momento. Explora diferentes formas de inspiración para encontrar la que más te acomode. Incluso puedes llegar a notar que al cambiarlas constantemente mantendrás tus sesiones de autoplacer interesantes.

 

8. A veces la masturbación no te llevará al orgasmo.

Como con la vida, la masturbación se trata del viaje y no del destino. No te apures a llegar a un orgasmo, el chiste es que te tomes tu tiempo y disfrutes todo lo que pasa. Si te presionas o te apresuras puedes estar saboteando tu propio placer.

 

9. Tu cuerpo puede ser un parque de diversiones.

Ok, ya sabes que tus genitales son el camino más rápido y directo al orgasmo, pero no son la única forma de encontrar el placer. Descubre tu cuerpo, explora otras partes mientras te masturbas y podrás encontrar que hay muchas otras zonas erógenas que estimular.

 

10. Tus genitales pueden darte mucho más de lo que crees.

Tanto en el caso de las mujeres, como en el de los hombres, los genitales tienen diferentes zonas que provocan diferentes formas de placer. Existen mujeres que llegan al orgasmo mediante la estimulación del clitoris, mientras que la estimulación del perineo o el escroto puede producir placer al hombre.

 

11. No tengas miedo de adentrarte en otras áreas de tu cuerpo.

El Punto G del los hombres se encuentra en la próstata que se puede estimular tocando el perineo o a través de la estimulación anal. La estimulación de esa área puede provocar un gran placer y si lo haces con cuidado, no tienes de qué preocuparte.

 

12. La masturbación mejora tu vida sexual.

Masturbarse no sólo es un acto placentero, también es un acto de auto-descubrimiento que ayuda a que conozcas tu cuerpo y lo que te produce placer. Es mucho más fácil tener una mejor vida sexual si ya sabes qué y cómo es lo que te gusta.

 

13. No tiene nada de malo masturbarse si tienes pareja.

Muchas personas lo hacen, masturbarse es una experiencia distinta (y mucho más personal) a coger con tu pareja. El hacerlo no tiene por qué afectar la relación

 

14. Pero también puede ser una gran actividad en pareja.

Dar, recibir o simplemente ver puede llevar sus juegos sexuales a otro nivel.

 

15. Masturbarte te hace feliz.

Literalmente, al masturbarte tu cerebro libera endorfinas que ayudan a combatir el estrés y te hacen sentir relajado.

 

16. Y tiene muchos otros beneficios a la salud.

En las mujeres ayuda a reducir los dolores que vienen después de la menopausia y en hombres se ha asociado la eyaculación frecuente con una reducción en las probabilidades de obtener cáncer de próstata.

 

Con información de Buzzfeed.

Recommended Posts