En México no existe una cultura de protección durante las relaciones sexuales, situación que a la par de aumentar la tasa de embarazos tempranos, también fomenta la incidencia de infecciones de transmisión sexual (ITS), que de no ser detectadas y atendidas a tiempo afectan severamente la salud de las mujeres.

Por años las políticas públicas para prevenir las ITS se han centrado en la erradicación del VIH/Sida, ignorando infecciones como la clamidia, gonorrea y sífilis, en las que si bien los varones son los portadores, sus consecuencias son más graves en las mujeres.

En entrevista con Cimacnoticias, Diana Rosas Pineda, coordinadora médica de Marie Stopes-México (organización internacional dedicada al cuidado de la salud sexual y reproductiva), señaló que en el país no hay una cultura de protección durante las relaciones sexuales, lo que hace urgente informar sobre las ITS más comunes, para detectarlas y atenderlas oportunamente, antes de que deriven en alguna complicación médica más severa o irreversible.

Explicó que como parte de la labor de Marie-Stopes a favor de la salud sexual y reproductiva, en las clínicas de la organización se ofertan pruebas rápidas (con resultados a más tardar en 20 minutos) de detección de VIH, sífilis, clamidia y gonorrea, pues se ha observado que son las infecciones más comunes en la población mexicana.

Más del 30 por ciento de la población tiene clamidia y no lo sabe; de no atenderse de manera oportuna la infección produce infertilidad en las mujeres.

Rosas Pineda enfatizó que esta ITS -provocada por una bacteria- no genera síntomas fácilmente detectables, ya que “provoca en las mujeres un tipo de flujo vaginal que no es el común al que todos los días se presenta, pero tampoco varía mucho, por lo que es importante que estén al pendiente de su zona íntima.

Los síntomas pueden presentarse desde los ocho hasta los 21 días después del contagio; su tratamiento es con antibióticos orales, pero de no atenderse a tiempo produce enfermedad pélvica inflamatoria, y en ese caso las mujeres deberán ser hospitalizadas para recibir atención.

Afectación a embarazadas

Otra ITS que puede ser detectada por las mujeres a través del flujo vaginal anormal es la gonorrea, infección que se presenta en un 10 o 20 por ciento de la población. Su presencia arroja datos clínicos más severos, ya que los cambios son más evidentes: el flujo se torna amarillo y más fétido, y llega a generar molestias en las mujeres durante la relación sexual.

Tanto la clamidia como la gonorrea producen a largo plazo inflamación, lo que -expuso la doctora- se traduce en que las defensas del cuello uterino estén más débiles, y en caso de exposición a otro tipo de virus, como el del Papiloma Humano (cuya presencia está relacionada en un 90 por ciento al desarrollo de cáncer cérvico uterino), el contagio se dé más rápido.

Con Información de El Sol de México y CimacNoticias

http://www.oem.com.mx/elsoldetoluca/notas/n3762356.htm

Recommended Posts