El sexo a veces puede convertirse en un momento incómodo cuando esperas más de lo que tu chico puede dar.  En este caso tendrás que entender que lo más importante es su actitud ya que la genética es al irrebatible.

Para muchas el tamaño sí importa, pero no te preocupes, si este es tu caso y tu chico tiene un pene pequeño, no hay motivos para que tu pareja no te haga sentir unos ricos  orgasmos durante las relaciones sexuales.

Por esta razón, te presentamos 10 poses perfectas para aquellos que la tienen pequeña. ¡Atentas!

1. El perrito: La postura del perrito es un clásico para conseguir el orgasmo que funciona muy bien. No solo es muy placentero para ti sino también lo será para tu chico. A él le da sensación de control y a ella le da la posibilidad de doblarse hacia delante apoyando sus codos o brazos y apretar y juntar las piernas para acortar el canal vaginal. De esta forma, la penetración es más profunda.

2. El sabueso: Parece una variación de la postura del perrito, pero si lo pruebas podrás comprobar que si arqueas la espalda notarás una diferencia sustancial.
Para realizar esta postura, también tienes que ponerte a cuatro patas, pero esta vez tienes que apoyarte sobre tus antebrazos, arquear la espalda y subir el trasero para que tu pareja pueda acoplarse por completo a tu cuerpo.

3. El ventilador: No acabamos de entender por qué se le denomina a esta postura “el ventilador”, pero sea como sea, es muy recomendada si tu chico no es un gigante en determinadas zonas. Con esta posición, el hombre penetra a la mujer alcanzando una profundidad que no se puede lograr con otras posturas.
En este caso, el chico penetra a la mujer por detrás, controlando el movimiento y acariciando el clítoris con el pene mientras puede sujetar sus pechos con las manos.

4. La montaña mágica: Es parecida a las que ya hemos visto, pero en este caso las almohadas son excelentes apoyos para esta posición.
Los cojines dan a esta postura mayor facilidad para su realización. Arrodíllate enfrente de las almohadas y apóyate sobre ellas, mientras que él debe inclinarse de rodillas sobre ti, con sus piernas algo más abiertas y te penetra desde atrás.

5. La esfinge: Para la posición de la esfinge, túmbate apoyando tu estómago boca abajo mientras sostienes tu peso con los antebrazos. En cuanto a las piernas, una debe estar estirada hacia detrás y la otra doblada hacia un lado.

Tu pareja, por su parte, debe estar ligeramente encima de ti, apoyándose sobre sus brazos y realizando la penetración desde detrás.

6. La pierna arriba: Para esta postura, túmbate boca arriba y levanta una pierna. Deja que tu chico se siente entre medias de tus dos piernas colocando la que está levantada sobre su hombro. El hecho de subir la pierna le permite al hombre llegar más profundamente y así conseguir un extra de placer para ti.

7. El bandolero: A estas alturas, seguro que ya te has dado cuenta de que la clave es conseguir que el pene se introduzca lo máximo posible para conseguir un placer extra. El bandolero también parte de esa premisa.

La chica se acuesta boca arriba, encoge las rodillas y el hombre le sujeta las piernas con las dos manos, poniéndolas sobre su pecho. Con esta postura, tu punto G recibirá toda la atención que necesita y, cuanto más cerca se pongan el uno del otro más profunda será la penetración.

8. Cowgirl al revés: La postura de la cowgirl a la inversa es sin duda una de las mejores posiciones que hay. En ella, el hombre se tumba boca arriba mientras ella se sienta encima de él, pero de espaldas. Es decir, los dos tienen que mirar en la misma dirección.
En esta postura el trabajo depende sobre todo de ti. Es la mujer quien tiene que hacer movimientos firmes con su pelvis hacia delante y hacia atrás. De esta forma se consigue una gran estimulación del clitoris y, por lo tanto, será más fácil alcanzar el orgasmo.

9. La nota X: Tanto el nombre de esta postura como la imagen son bastante explicativas… Debes extender y abrir todo lo que puedas tus piernas para conseguir una penetración extra y mayor contacto con el clítoris.
Si no notas nada, ten en cuenta que va a ser un gran ángulo para él .

10. La cuchara: Parece muy tierna, pero es más excitante de lo que piensas. La postura de la cuchara o en caja, es una gran posición por varias razones. La primera de ellas es que te permite conseguir un momento muy íntimo con tu pareja, pero además, es también un modo de alcanzar una estimulación intensa.

Recuerden que para todas las relaciones sexuales, deben utilizar un método para prevenir infecciones de transmisión sexual y embarazos (si es que no se están buscando).

Con información de Revista Wapa

Recommended Posts